• Home
  • Blog
  • Aplicaciones de los Áridos en la construcción e industria
Lunes, 11 Junio 2018 06:24

Aplicaciones de los Áridos en la construcción e industria

Áridos para la fabricación del hormigón de puentes Áridos para la fabricación del hormigón de puentes

Algunas de las utilidades de los áridos en construcción e industria las vemos en carreteras, paredes, hormigón, balasto, escollera y rellenos.

LOS ÁRIDOS EN LA CONSTRUCCIÓN

Construcción de carreteras, autopistas y calles.
Con áridos se construye, desde las capas de base y de subbase, hasta lo que se conoce como asfalto, que es en realidad una mezcla de áridos y derivados del petróleo.

Construcción de paredes.
Las paredes de ladrillos o de bloques prefabricados se construyen uniendo estos elementos con mortero: Un metro cúbico de mortero contiene 1,3 toneladas de áridos. También se emplea el mortero para revestimientos o revocos.

Hormigón.
Es una mezcla de áridos, cemento y agua, además de algún aditivo. Para la fabricación de 1 metro cúbico de hormigón son necesarias entre 1,8 y 1,9 toneladas de áridos. Se emplea en elementos estructurales como cimientos, pilares y vigas de los edificios, para elementos prefabricados, como bordillos, adoquines, tuberías y bloques, o como pavimento.

Balasto.
Formado por áridos de alta resistencia sobre los que se apoyan las traviesas de las vías de ferrocarril. Por otra parte, las propias traviesas son, a menudo, de hormigón prefabricado.

Escollera.
Es un árido de grandes dimensiones – incluso de más de un metro y varias toneladas de peso -, que se emplea en los puertos en márgenes de los ríos e incluso en carreteras y otras infraestructuras, como elemento de protección y de contención (de las aguas o del terreno).

Rellenos.
Los áridos pueden utilizarse como material de relleno en obras de construcción.

LOS ÁRIDOS EN LA INDUSTRIA

Cemento.
En su fabricación se emplean grandes cantidades de áridos calizos o dolomíticos finamente molidos y sometidos a tratamiento térmico.

Vidrio.
El vidrio de las ventanas, vasos, botellas, etc. se fabrica a partir de áridos finos –arenas- con un elevado contenido en sílice y con calizas de gran pureza como elemento estabilizador para mejorar las propiedades.

Acero y otros metales.
El árido calizo se emplea como fundente para fabricar el acero, tanto el que se utiliza como elemento estructural para la construcción, como el destinado a cualquier otro uso (vehículos, electrodomésticos, menaje, etc.). Los áridos calizos también intervienen como fundentes en la metalurgia del cobre, el plomo, el cinc y el antimonio.

Generación de electricidad.
Los áridos intervienen de dos formas diferentes: en primer lugar como elemento constructivo de las centrales de producción (presas hidroeléctricas, centrales térmicas, etc.) y, en segundo lugar, como elemento de desulfuración de los gases, contribuyendo a la protección del medio ambiente.

Depuración de aguas.
Los áridos se emplean como elemento de filtración en las depuradoras (filtros de arena) y para la corrección de la acidez de las aguas.

Papel.
Se emplea árido calizo de elevado contenido en calcio en la fase de digestión de la pulpa de madera y también se utiliza como carga mineral, finamente molida, para dotar al papel de más cuerpo y mejor apariencia (mayor blancura).

Agricultura.
Los áridos se utilizan en agricultura como corrector de la acidez de los suelos, como fertilizante, como ingrediente de los piensos para la ganadería y las aves de corral, además de cómo elemento constructivo de las granjas.

Pintura.
Los áridos calizos finamente molidos se utilizan como carga mineral en los procesos de fabricación de pinturas.

Farmacéutica.
Los áridos intervienen en la fabricación de medicamentos, como soporte de muchos principios activos.

Cosmética.
En el maquillaje o la pasta de dientes, encontramos áridos de distintas características.

Abrasivos.
Áridos de gran dureza se utilizan para fabricar elementos abrasivos utilizados en la industria.

Neumáticos.
En las industrias del caucho se usan áridos dentro del proceso de fabricación.

Química.
En la fabricación de numerosos productos químicos, como los detergentes o los plásticos se emplean áridos.

Alimentación.
También se aplican áridos en ciertos procesos de fermentación (vino, cerveza, pan, etc.). Y en la fabricación del azúcar. ¡Incluso para los chicles!

Información de